Escapada a Barcelona con niños. Parte 1

Como es una entrada un poco larga, lo he dividido en dos partes, para que no se haga muy pesado, espero que os guste!

Aprovechando que el lunes era fiesta en nuestra comunidad, hicimos una escapada a Barcelona, ciudad que nos encanta y que visitamos con frecuencia, para hacer planes nuevos que no habíamos hecho hasta ahora, que le gustaran a la pequeña L.

El pronóstico del tiempo nos auguraba un par de días de sol inusuales en otoño, y un lunes de rayos y retruécanos que aprovecharíamos para hacer algún plan indoor.

Llegamos el sábado a medio día, y tras comernos un bocadillo rapidito y dejar las maletas en el hotel, nos fuimos a la playa a disfrutar del solete. El hotel estaba situado en el barrio del Poblenou. No es la primera vez que vamos a este hotel. Es moderno, nuevo, bien situado respecto al transporte público y en una zona tranquila para ir con peques, de fácil aparcamiento y con todas las comodidades.

playa

El acceso a la playa más cercana, está todavía en obras, pero seguro que cuando lo terminen de acondicionar queda una zona preciosa. La pequeña L se lo pasó pipa viendo el mar de nuevo, cogiendo conchas y corriendo por la arena. Como hacia tan buen día, la playa estaba llena de familias con niños y había un ambiente muy familiar y divertido. Nos vinimos arriba con el buen tiempo y fuimos caminando por tooooda la playa, hasta la Barceloneta, viendo los distintos ambientes según los barrios que íbamos pasando. La pequeña L iba cómodamente en el carrito cargando las baterías mientras nosotros nos cansábamos en la caminata. (nota mental: error!! )

Sobre las seis de la tarde llegamos a los alrededores de la catedral, lleno de artistas callejeros con música y actuaciones que le encantaron a la peque que no desaprovecha ni una nota musical para ponerse a bailar a su estilo.

callejeando
Uno de los sitios que tenía apuntado en mi agenda que no me quería perder, era la coffee shop Pudding, muy céntrica, detrás del Paseo de Gracia y que a esas horas del sábado, estaba a tope!!

Pudding es un lugar donde ir a desayunar, comer o merendar con los peques de la casa y pasar un ratito agradable en un lugar de fantasía. La decoración es digna de ver, sobre todo la parte de abajo donde te sientas bajo unas setas gigantes que te hacen sentir en medio de un bosque mágico. En el piso de arriba hay una terraza tipo invernadero precioso y el techo está decorado como una carpa de circo de rayas impresionante. Igual de importante que su decoración, es su selección de tartas caseras.

 

Pudding

Nosotros probamos la de zanahoria, raro en mí que siempre elijo chocolate, y la elección fue acertadísima! Además organizan talleres súper interesantes que para los residentes en la ciudad, me parece un buen plan para una fría tarde de invierno. Si le tengo que sacar una pega, fue que tuvimos que esperar en la calle a que nos dieran mesa porque no se podía esperar dentro, aunque por ser solo dos y la peque, pasamos en seguida. Sin duda un sitio ideal para celebrar una fiesta de cumple super original.

Tras esta breve parada y dando un paseo por la zona más céntrica de la ciudad, fuimos a reservar mesa para cenar en el Hard Rock Café. Ya sé, ya sé, diréis vaya sitio! Ahí solo van turistas! Y bien, además de que somos turistas efectivamente, nos encanta! La comida esta riquísima y por una vez al año no pasa nada. Eso sí, han subido los precios (más si cabe) y duele en el alma pagar 16€ por una hamburguesa!! Este es un plan que siempre hacemos cuando vamos a BCN y pensamos que a L le encantaría porque le encanta la música y estaría todo el rato bailando. Sin embargo, no contamos con que al ser la noche de Halloween, estaba todo terroríficamente decorado, los camareros disfrazados y la música tétrica a más no poder. Comimos supera rápido porque la vimos un poco apurada y para quitarle hierro al asunto, nos fuimos después a la tienda Disney a ver princesas y olvidarnos de los vampiros.

hardrock

 

La vuelta al hotel fue un poco complicada ya que nuestra línea de metro no está precisamente adaptada a carritos y sillas de ruedas y tuvimos que bajar a pulso a la peque en la sillita. Menos mal que la parada del hotel sí que tiene ascensor!

 

En la próxima entrada, veréis nuestro divertido dia en el zoo! Para preparar este viaje, me informé mucho de los planes que se podían hacer en Barcelona con niños, sobre todo en la web de Mamaproof Barcelona, que actualizan a diario con la agenda de la semana y con sitios ideales según el plan que busquéis. No os lo perdáis!

Beatriz

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*